La Andorra del siglo XXI presenta aún rasgos que hacen singular este país: es el único del mundo con dos jefes de Estado –el arzobispo de Urgell (Lleida) y el presidente de la República francesa–, su idioma oficial es el catalán y utiliza el euro sin pertenecer a la Unión Europea.

Pero si algo define a Andorra por encima de las demás características es su increíble ubicación en el corazón de los Pirineos: es un país montañero como pocos.

https://1.bp.blogspot.com/-teLchl_kx2g/V2uKizraLOI/AAAAAAAADoE/ho2MoXw_ckQ9Sr7fMAU6W9hm57-qfaT5QCLcB/s1600/Andorra%2BTBM%2B229.jpg

Para empezar a disfrutar de sus perfiles verticales y del color verde de su estío te proponemos que escojas cualquier tramo de los senderos de Gran Recorrido que surcan este Principado, ya que están orientados para caminantes de toda índole.

Si eres profano en la materia, una pista: estos trazados se conocen por su nomenclatura GR, y están señalizados con dos franjas (una roja y otra blanca).ESPACIO NATURAL Y CULTURALSi quieres empezar por uno de los más espectaculares, busca en el mapa los GR-7 y GR-11 cuando recorren el valle glaciar del Madriu-Perafita-Claror.

La Unesco incluyó este espacio natural en la categoría de paisaje cultural, ya que conserva algunas típicas cabañas de pastor ya desaparecidas en otros parajes andorranos.

Puedes comenzar el camino en Escaldes dejando el coche en la carretera que sube desde esta población hasta el estanque de Engolasters (Km 1,5), y acercarte a pie hasta los vestigios rurales de Entremesaigües i Ràmio siguiendo las marcas del GR-7 (1 hora).

Si estás en buena forma puedes seguir ascendiendo hasta el Pla de l’Ingla, incluso hasta el estanque de l’Illa, pero para ello necesitarás algo más de 6 horas solo para la ida.Aparte de los senderos GR-7 y GR-11 que cruzan el Principado, también está el GRP1, un camino de unos 100 kilómetros que recorre todo el país en sentido circular.

Uno de sus tramos más bellos empieza en la Vall d’Incles (Pont de la Baladosa) y llega hasta el refugio de Cabana Sorda, lugar perfecto para un picnic y, si quedan fuerzas, una escapada hasta los vecinos lagos de las Salamandras y de Querol.

Si quieres recorrer el GRP1 en su totalidad calcula unas siete etapas durmiendo en los diferentes refugios habilitados (puedes informarte en la Federación Andorrana de Montañismo).

EN COCHE, A PIE Y ESCALANDO También son muy populares las excursiones a los diversos lagos glaciares, que salpican el paisaje andorrano como un puñado de confeti.

El de más fácil acceso es el de Engolasters, en la parroquia de Encamp, al que se puede llegar en coche.En Ordino, con un buen calzado y a través de un sendero pedregoso, se accede al espectacular circo de Tristaina, una excursión muy popular que te acercará hasta tres lagunas glaciares de inusual belleza.También algo de caminata supone la ruta hasta los lagos de Juclar, a los que se accede siguiendo curso arriba el río homónimo desde el Pont de la Baladosa, en la Vall d’Incles.

Una última ruta lacustre, ya para montañeros experimentados, es la que lleva desde Grau Roig hasta el circo de Pessons, de aproximadamente 5 horas, con ascenso a los picos de l’Àliga (2.827 m) y de Montmalús (2.782 m).

Este enclave en los Pirineos es más que esquí y ‘shopping’. Cuando la nieve da tregua, el paisaje invita a recorrerlo en bici, en ‘quad’, a pie o escalando. Y, para descansar, tiene curiosos museos, pueblecitos de montaña y sublimes iglesias románicas.