The Royal Towers, Atlantis Paradise Island, Bahamas

A medio camino entre Eurodisney, Las Vegas y una gran tarta de cumpleaños. La mole salmón del hotel Royal Towers impresiona desde cualquier punto de vista menos el estético. En el puente que une las dos alas del edificio hay una enorme suite llena de dorados y estampados muy brillantes que cuesta cerca 20.000 euros por noche.

Supongo que lo mejor que se puede decir de ella es que, al menos, mientras estás allí dentro, no ves el exterior del edificio.

 

Hotel Ryugyong, Corea del Norte

Con su esbelta forma de misil despegando y sus 330 metros, este hotel estaba destinado a ser la gloria del régimen de Kim Il-sung, el abuelo del actual gobernante del país. Se comenzó a construir en 1987, pero su construcción se interrumpió debido a la disolución de la Unión Soviética y a la penosa situación económica del régimen norcoreano.

Quizá, durante un proceso tan largo, alguien perdió los planos. La obra estuvo parada 16 años hasta que en 2008 se retomó. Parece que finalmente abrirá este verano cuando consigan terminar su interior, pero con lo complicado que es para los extranjeros entrar en el país, ¿quién se hospedará en él?

 

First World Hotel, Malasia

Este hotel es el cuarto del mundo en número de habitaciones, con 6.118, pero está claro que es el primero en colorines chillones en la fachada.

Como habitualmente ocurre, los colorines intentan disimular un edificio que, más que un hotel de lujo, parece una enorme y gris factoría de cajas de cartón.

 

Hotel Marina Bay Sands, Singapur

Una enorme tabla de surf descansa sobre tres torres de cristal que se inclinan ligeramente como preguntándose entre ellas: ¿esto de arriba es tuyo? Estoy casi seguro de que, si este hotel estuviera en Sevilla, ya le habrían sacado un mote relacionado con los costaleros de Semana Santa.

El propietario es el futuro constructor de Eurovegas en Madrid, así que ¡madrileños!, ¿preparados para el surf?

 

El Algarrobico, España

La horrorosa mole blanca de lo que estaba destinado a ser el hotel Azata del Sol se desparrama por el Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar hasta la playa de Carboneras, Almería.

Todo un monumento a una época de especulación, fue declarado ilegal y está condenado a la demolición.

 

Hotel Grand Lisboa, Macao

Sobran las palabras al ver esta especie de palmera o explosión que parece el hotel Grand Lisboa. Es un habitual de las listas de edificios más feos del mundo por motivos obvios.

 

Hotel Spirit, Eslovaquia

Sin duda, uno de los hoteles más feos del mundo y seguramente el que más se asemeja a una gran montaña de escombros.

 

Le Grand Hotel du Lac, Túnez

El deprimente edificio de este hotel de Túnez no presagia nada bueno. No te cruzarás en el ascensor con tu pareja ideal, el bufé estará frío y probablemente en la cuenta incluirán una peli que no habrás visto. El diseño de pirámide invertida parece querer facilitar la caída sin interrupciones de los huéspedes a través de sus estrechas ventanas en busca de un mañana mejor.